Existen muchas sociedades constituidas con  anterioridad a la promulgación de la Ley 19/2005 de 14 de noviembre, y en cuyos estatutos se establece un plazo mínimo de quince días, para convocar la Junta general, cuando  desde la entrada en vigor de aquella Ley se exige que se convoque como mínimo con un mes de antelación.

Es decir que si los estatutos establecen un plazo inferior al mes, ha de convocarse al menos con un mes de antelación o con más tiempo si así lo exigen los estatutos.

Este es el parecer que se plasma en la Resolución de la Dirección General de Registros y Notariado de 21 de septiembre de 2.015 ( B O E. 14 de octubre de 2.015).

Letrado.-Carlos Paredes López