Sin autorización del causante no puede el legatario posesionarse por si mismo del bien legado y si no para la entrega del legado es preciso el otorgamiento de escritura  por el legatario y por el contador o albacea facultado para la entrega, o, en su defecto, por los herederos ( art.81-c del Reglamento Hipotecario) y habiendo fallecido uno de ellos, por sus propios herederos como sucesores en sus derechos y obligaciones.

(Resolución de la Dirección General de Registros  y del Notariado de 20 de julio  de 2015).

Ltdo.-Carlos Paredes López